Búsqueda cabezona

martes, 5 de diciembre de 2017

Spock's Beard - Brief Nocturnes and Dreamless Sleep (2013)

¿Alguien quería algo de rock?. ¿Y del mejor rock?. Pues aquí tienen mucho de ello! Seguimos con el derrotero de Spock's Beard, una de las mejores bandas de rock yankis de la actualidad, y seguimos con su historia compleja, ya que una vez que se habían estabilizado musicalmente luego de la partida de su líder y principal compositor Neal Morse, momento en que el baterista Nick D'Virgilio dejó los platillos y pasó al frente con la voz cual un Phill Collins moderno, resulta que el nuevo vocalista también emprende la marcha pero por motivos más mundanos que en el caso de Neal Morse (quien se había tomado el palo por una búsqueda espiritual mientras se estaba convirtiendo al evangelismo), en el caso de Nick la salida se da por una cuestión pura y exclusivamente de dinero, ya que se ve que ninguna de estas bandas pueden mantener con su actividad a los músicos, y tal como sucede también aquí en Argentina, los músicos se la deben rebuscar para apechugar y conseguir la comida de cada día más allá de la actividad del grupo que no deja el rédito económico suficiente. Pero, lejos de tirar abajo el proyecto de esta banda, ello ha servido para que estos tipos le den una nueva vuelta de tuerca, se reinventen nuevamente, renueven otra vez su sonido y se embarquen en un nueva aventura musical que marcaría nuevos caminos. ¿Cuantas reinvenciones puede tener un grupo sin perder su esencia? Parece que todas las que hagan falta si el grupo es realmente bueno y hay compañerismo musical (estos tipos son principalmente amigos). Y realmente el giro que dan en este disco es muy interesante y crean un tremendo álbum de mucho rock potente, melodioso y complejo al más puro estilo Spock's Beard, pero renovado.

Artista: Spock's Beard
Álbum: Brief Nocturnes and Dreamless Sleep
Año: 2013
Género: Rock progresivo
Duración: 56:02 + 25:52
Nacionalidad: EEUU



Esta versión de Spock's Beard es sutilmente, o mejor dicho no tanto sultilmente, menos sinfónica y más rockera, pero conservando muchos de los elementos que los vieran nacer y hacerse conocidos, pero ya sin nada de esa impronta rock-pop ganchero tipo The Beatles que le diera Steve Morse. Con la incorporación de Ted Leonard (en voz soporte de varios instrumentos y quien reemplazara en Transatlantic a Daniel Gildenlöw en los acompañamientos cuando éste tuvo problemas de salud) quien venía de la disolución de una muy buena banda de metal progresivo llamada Enchant, quien le da una nueva impronta a la ya veterana alma de la banda. Muy recomendable disco con un segundo CD de bonus tracks, excelente rock de calidad para engalanar la Biblioteca Sonora. Y les aviso que la aventura de Spock's Beard aún no ha terminado así que tendremos más de ellos en el blog cabezón.

El de Spock’s Beard es otro de esos casos que dan una idea clara del estado en el que se encuentra la música actualmente: Nick D’Virgilio, que en su día saliera del puesto de batería para suplir a Neal Morse como frontman, decide dejar el grupo para, simple y llanamente, asegurar a su familia un sustento más estable trabajando para el Cirque Du Soleil, ya que como el mismo explicaba, ninguno de los miembros de la banda puede vivir únicamente de la actividad con la misma. Vamos, que a día de hoy o estás en un grupo grande, o intentas compaginarlo con un trabajo estable, cosa bastante complicada sobre todo a la hora de girar. Lejos de arrojar la toalla, Alan Morse, Ryo Okumoto y Dave Meros deciden tirar del carro una vez más, fichar a Ted Leonard (Enchant) como nuevo vocalista y hacer fijo en plantilla a su habitual batería en directo, Jimmy Keegan. Y desde luego no podrían haberlo hecho mejor.
Leonard ha entrado en el grupo no sólo para ser su cantante, sino que le han concedido galones a la hora de componer y el disco se abre con un corte firmado por él, “Hiding out”, en el que tras una dulce introducción de piano el resto del grupo hace acto de presencia dándole Leonard con su voz un gusto melódico diferente pero encajando a la perfección en el sonido de la banda.
Merece la pena destacar la parte del solo, donde Alan Morse juega a intercambiar su guitarra en ambos canales, dando paso a Okumoto y mientras tanto Meros y Keegan despliegan una impecable base rítmica. Curiosa la inclusión del otro tema firmado por Leonard en solitario, “Submerged”, ya que aparecía en su disco en solitario, “Way home”, y aquí sale ganando con unos pequeños nuevos arreglos que le hacen encajar a la perfección en el conjunto de la obra.
Respecto a Jimmy Keegan, su primera presencia en estudio no podría haber salido mejor, demuestra ser un batería con una gran técnica que no va reñida con buen gusto, creativo, inquieto y que también ha dado nuevas energías a la base rítmica que conforma con Dave Meros.
Es un disco muy homogéneo y se puede destacar algo de cada tema, como en “Something very strange”, con su profusión de teclados, arreglos de mellotron, estribillo pegadizo e intercambios entre Morse, Okumoto y alguna incursión de Meros deleitando a los paladares más exigentes.
Pero volviendo al tema de las novedades, no podemos dejar de mencionar la reaparición del hijo pródigo, el que fuera líder del grupo: Neal Morse, quien deja su firma junto a su hermano y Ted Leonard en “Afterthoughts”, seguramente el tema con sonido más Spock’s Beard clásico con las influencias presentes de Yes y Genesis y en el que no faltan los juegos vocales a capella que tan bien dominan y dan personalidad al sonido del combo.
Morse (Neal) también deja su impronta en “Waiting for me”, compuesto a medias con su hermano y que es una de las dos piezas más imprescindibles del disco, doce minutos de puro goce que se abren con una épica parte inicial (que también cerrará el tema) antes de que Dave Meros marque un ritmo al que sigue una melódica, vitalista y brillante parte en la que la acústica, el piano y la voz de Leonard son los triunfadores durante la misma y el estribillo.
Alan Morse deja un emotivo solo, de esos que se nota que salen de dentro, lleno de inspiración y posiblemente el mejor del disco. Un tema que es el cruce perfecto entre el pasado y el presente del grupo, en los que se puede prestar atención a cada uno de sus arreglos de manera individual en cada escucha y paladearlo de diferentes maneras.
Y cuando hablaba de dos piezas imprescindibles, la otra es “A treasure abandoned”, otro corte largo, de ocho minutos, cuyo majestuoso inicio nos trae de nuevo aromas de los grandes clásicos del prog de los setenta desarrollándose con un delicioso gusto melódico en el que vuelve a influir de manera total el Sr.Leonard y su interpretación durante el estribillo.
Creo que este disco supone un nuevo e importante capítulo en la historia de Spock’s Beard y debería convertirse desde ya en uno de sus clásicos de referencia a la hora de hablar de ellos. Bravo por no tirar la toalla y, especialmente, por haber sacado lo mejor de si mismos para ello.
Albytor






Otro disco lleno de buenos comentarios, tanto por el contenido musical del disco como por la dedicación de quienes invirtieron su tiempo escribiendo las siguientes reseñas:


Veinte años no es nada si se trata de un tango, pero cuando hablamos de una banda del calibre de Spock’s Beard, veinte años significa una larga y fructífera carrera, de una reputación creciente.
Y esta es su mejor manera de celebrarlo, haciendo un disco nuevo; el número once de su carrera.
“Brief Nocturnes And Dreamless Sleep” te sorprenderá desde la primera composición.
Lo primero que encontraras es una nueva alineación, donde los antiguos miembros de la banda, Alan Morse (guitarra/vocals), Dave Meros (bajo/teclados/vocals) y Ryo Okumoto (teclados/vocals) han reclutado al vocalista Ted Leonard y el baterista Jimmy Keegan, quien fuera el baterista que solía tocar en vivo junto la banda por más de diez años, pero es la primera vez que graba con ellos en estudio.
En el caso de Ted Leonard, su timbre le ha dado a la banda un sonido diferente. Siguen siendo Spock´s Beard desde el punto de vista musical, los largos pasajes de teclados, las intrincadas armonías, algunas partes de guitarra bastante fuertes, pero la voz ha cambiado. Ted también ha colaborado en las composiciones de este CD.
Neal Morse, quien fuera en gran medida el alma de este grupo, y quien los abandonara en el 2002, también ha regresado a la banda, pero solo como compositor en los tracks ‘Afterthoughts’ (donde Leonard puso la letra) y ‘Waiting For Me’.
La producción estuvo a cargo de Al Morse, Rich Mouser y John Boegehold (quien también aportó algunas de las letras, algo que también ya vino haciendo desde 2003).
Otras canciones como ‘Submerged’, incluidas aquí, fueron compuestas por para su album solista titulado Way Home, editado en el 2007. Esta es una de las piezas musicales que hace sonar al compacto de forma diferente, en un estilo más cercano al AOR que al progresivo, pero no es la norma, ya que temas como la abridora ‘Hiding Out’ y la ya mencionada ‘Afterthoughts’ son puro prog, donde la segunda tiene mucho de la herencia de Genesis de los cuales Spock’s Beard siempre han sido deudores.
Lucas Gordon


Hace ya algún tiempo regresaban SPOCK´S BEARD con su onceavo disco de estudio en veinte años de carrera, todo un clásico de la escena. Con “Brief Nocturnes And Dreamless Sleep” SPOCK´S BEARD nos ofrecen otra maravilla del Rock/Metal progresivo con más clase que se puede facturar en la actualidad. El grueso de la banda lo siguen formando el teclista Ryo Okumoto, el brillante bajista Dave Meros y el guitarrista Alan Morse, a los que se unen las caras nuevas de Jimmy Keegan a la batería (aunque ya era habitual como músico de directo en la banda) y el vocalista Ted Leonard, conocido por su trabajo en ENCHANT y que tiene la difícil tarea de hacernos olvidar a dos grandes vocalistas que pasaron por la banda como fueron el hermanísimo Neal Morse y el posterior sustituto de este, Nick D´Virgilio.
Si eres de los que cuando te enfrentas a un disco de SPOCK´S BEARD buscas el lado más enrevesado y progresivo, mi consejo es que vayas directo al corte que cierra la edición sencilla del álbum “Waiting For Me” en la que además colabora el mismísimo Neal Morse para complacencia de los más nostálgicos del sonido retro-Beard. Estamos ante la típica opus cierra discos con un desarrollo instrumental hilvanado con hebras de oro aunque a mi me ha sonado demasiado a lo que Neal Morse nos viene ofreciendo en solitario, quizás un estilo demasiado serio y sobrio. Otro de los cortes que agradarán a la parroquia progresiva y del que la banda parece estar más orgulloso es “Afterthoughts”, perteneciente a la saga “Thoughts”, y que según el bajista Dave Meros está inspirada en los geniales aunque olvidados Gentle Giant. Uno de los momentos estelares del disco son los juegos de voces corales que interpretan en “Afterthoughts”, sin lugar a dudas llamarán la atención de cualquiera aunque en un principio pueda parecer una frivolidad.
En gran parte de este “Brief Nocturnes And Dreamless Sleep”, SPOCK´S BEARD tiran hacia su lado más Melodic/Rock y la verdad es que personalmente me han encantado algunos temas que parecen concebidos para la genial voz de Leonard. Así, en el inicio marchoso de la rockera “Hiding Out” el chaval se marca unas líneas vocales memorables apoyado por un Ryo Okumoto desatado sacando a relucir todas las potencialidades de sus teclados. Le sigue a esta una “I Know Your Secret”, más progresiva en sus formas pero con momentos realmente intensos llenos de electricidad. Sin embargo, la sorpresa del disco la he encontrado con la reposada “A Treasure Abandoned”, desde ya una de las mejores canciones que he tenido el placer de escuchar durante este año. SPOCK´S BEARD rinden aquí un tributo claro a bandas clásicas como Asia o Genesis dónde se ve un gran trabajo en guitarras acústicas y teclados. El camaleónico Leonard nos muestra un timbre de voz que me ha recordado al grandísimo Gary Barden. El propio Leonard es de los que más destacan en el tema más comercial del disco. Se trata de “Submerged”, un corte fantástico que por momentos nos recuerda al rock alternativo más noventero, tiene algo de blues, algo de pop y por supuesto Rock progresivo…enfín una amalgama de estilos que la banda ensambla con la precisión de un relojero.
Esta breve reseña es simplemente una vista aérea de todo lo que tienes por descubrir en este nuevo trabajo de nuestros ositos preferidos. Si además eres un seguidor acérrimo de la banda, te interesará saber que el disco cuenta con una versión con un segundo disco donde se incluyen tres cortes extras y una versión más progresiva del corte “Something Very Strange”. Ya de por si este CD extra es una auténtica joya con temazos de la talla de “Wish Were I Here” o esa borrachera de progresivismo que es “The Man You´re Afraid You Are”.
Francisco Román Valverde

Es complejo hablar de este 'Brief Nocturnes and Dreamless Sleep' (2013), entre otras cosas porque en estos 3 años de silencio discográfico de los Spock's Beard han pasado muchas cosas. Perder a Nick D'Virgilio, quien estaba haciendo de líder tras la salida de Neal Morse en 2002 ha sido un gran varapalo. Y si bien cada día al grupo se le veía más entero tras perder al ahora estelar Neal, el talento perdido sin el batería se nota. Pero no se nota mucho. Y ahí es donde comienza a ser complicado explicar y analizar el contenido de este nuevo álbum, que supone también un cambio de estilos.
Cuando en 2011 se hicieron definitivas las entradas del batería Jimmy Keegan y del vocalista Ted Leonard, muchos pensamos que el cambio era obligatorio. Hombre, partiendo que la voz vuelve a cambiar, estamos ante el enésimo refrito. Dicho educadamente, a Spock's Beard ya no hay quien los conozca, como les pasa a muchas bandas a lo largo de los años con tantos cambios de formaciones. Sólo que en realidad Spock's Beard no es una banda tan veterana, ya que comenzó a sacar discos en 1995.
Además, hablando de trabajos más recientes, 'Spock's Beard' (2006) y 'X' (2010), la calidad era majestuosa. D'Virgilio le había cogido el punto y Alan Morse, Dave Meros y Ryo Okumoto ya formaban una alineación consolidada, asentada y que funcionaba. Que el batería y multiinstrumentista canadiense se fuera a hacer sus pinitos en solitario y con Big Big Train o Mystery ha cambiado mucho a los Beard. Para ser justos, hay que reconocer que en 'X' sólo compuso un tema, la suite 'From the Darkness', aunque en el disco de 2006 sí que fue más clara su labor compositiva.
Hecha la introducción, nos topamos ya con este nuevo álbum, complejo, muy extenso para nuestro gusto. Para que os hagáis una idea, la edición normal dura 55 minutos, pero a casi todos vosotros os parecerá ridículo no tener la edición completa, que añade 5 temas más, donde 4 son nuevos y uno es un remix del disco estándar. Vamos, que es el típico álbum que oiréis en versión doble, y al final sí que se puede hacer un poco sobrante.
Otro tema a tener en cuenta es que Neal Morse hace más que un cameo. Estaba anunciado que aparecería a modo de colegueo con su ex banda, pero firma como compositor en el tema 'Afterthoughts' junto a su hermano Alan y con Leonard y el tema 'Waiting for Me' ya sólo con Alan. Cierto que sólo contribuye como músico en la segunda, como guitarrista adicional, señalan los créditos.
Por lo demás, vayamos analizando tema por tema. Spock's Beard ha demostrado no ser una banda de chulos que no deja sitio a los nuevos. De hecho, Ted Leonard (Echant, Affector...) firma dos temas en solitario. El primero de ellos abre el disco: se trata de la melódica canción 'Hiding Out', con cosillas de estilo neo-prog, con preciosistas capas atmosféricas, mucho adorno y algo de esencia AOR. Me suenan aquí mucho a los Kansas ochenteros, del 'Power' y ese estilo de discos. Quien más destaca, a mi gusto, es Okumoto, con unos teclados muy neo-prog al inicio y luego dejando cosas de sonido Hammond exquisitas.
La otra canción compuesta únicamente por Leonard es 'Submerged', cuarto corte del disco, donde nuevo encontramos cosas AOR al estilo Journey, Kansas... Lo que entra a debate quizás es la calidad vocal del californiano. Su voz es correcta técnicamente, pero carece de carisma y potencia. Perfecto para AOR y temas melódicos, pero que sería difícil ver en otros tonos. 'I Know Your Secret' está firmada por Meros y su socio John Boegehold, veterano músico y compositor que lleva desde 1996 colaborando con la banda en estudio y producción, y del que se podría decir que es un miembro fantasma de Spock's Beard. El tema es potente, de nuevo incidiendo en la esencia melódica, descuidando para mi gusto en armonías, pero con un ritmo trepidante y muy cambiante. Quizás sus casi 8 minutos sí se hacen algo innecesarios.
Y es que una línea general a cuestionar en este 'Brief Nocturnes and Dreamless Sleep' es la duración del mismo, ya que le sobra minutaje por todas partes, como a algunas películas. Por momentos se puede hacer algo extenso sin ofrecer suficientes motivos para mantener la atención del espectador.
'A Treasure Abandoned', tema firmado por Alan y Boegehold, es un loco entramado de estilos que no deja indiferente. El inicio bucólico nos recuerda a los mejores Genesis, imitando incluso no sólo los instrumentos de viento de Gabriel, sino el melotrón de Banks. Pronto irrumpe la parte vocal, devolviéndonos a la esencia más clásica del AOR, sonando cosa mala a Journey, lo cual es todo un piropo. Pero sí, poco progresivo por momentos. Tras esos instantes más 'comerciales' nos llegan otros viajes sonoros setenteros, con sonidos Camel y Genesis hacia un espectáculo y derroche técnico de Okumoto. Está de impresión.
Pero vayamos a analizar los temas donde aparece como co-compositor Neal Morse, una estrella mundial en estos momentos en el ámbito prog. 'Afterthoughts' en seguida se adivina como algo muy suyo, aunque en el arranque engaña un poco. A partir del minuto 2'30'' empieza el juego de voces a capella tan típico ya en los temas de Neal, como hemos visto recientemente en el genial 'Momentum'. La verdad es que no es nada brillante el tema, en su conjunto, y baja la media de lo que veníamos escuchando hasta ahora.
Su segundo tema es 'Waiting for Me', el que cierra la edición estándar. Su arranque es puro Genesis en 'Afterglow', aunque al ser una canción de 12 minutos las diferencias son evidentes, a la hora de tramar su recorrido. Tras el arranque adivinamos una melodía ya con el sello de distinción de Neal, muy oída en sus últimos discos, sobre todo en 'Testimony 2', épica y sinfónica. Y de nuevo irrumpe Leonard al 'estilo vocal Steve', de Perry y Walsh. Lo mejor, su final de nuevo épico y sinfónico, donde se nota que las notas trazadas en la mente de Neal mejoran un tema que en su tramo intermedio rozaba la mediocridad y que se hacía largo para el oyente.
Antes del cierre del disco en su edición estándar con este último tema explicado llegaba 'Something Very Strange', compuesto únicamente por Boegehold. Mezcolanza de tramos AOR con pases sinfónicos genesianos y de los Beard de antaño. Casi instrumental, su mejor tramo es precisamente aquí cuando Leonard canta un pegadizo 'estribillo' en la parte central del tema.
Y sí, la fiesta continúa. Tras el final que Neal plantó con la antes descrita 'Waiting for Me', llega una oscura 'The Man You’re Afraid You Are', dura y muy dramática, realmente convincente, digna de entrar en la edición estándar, a no ser que la verdadera intención de la banda fuera desde el principio que los temas de este bonus CD formaran parte de la esencia de la obra. Le sigue 'Down A Burning Road', un bello tema rock clásico, con pasajes de órgano que Okumoto borda para ofrecer un climax setentero majestuoso. El resto del tema es muy bueno en las guitarras blues de Alan, y de nuevo suben el nivel medio del disco en su conjunto en este segundo CD extra.
'Wish I Were Here', tercer tema del CD especial es otra joya. Firmado a solas por Alan Morse, se trata de un electrónico tema ochentero con sonidos comerciales pero realmente rockero en su alma. También recuerda mucho a los King Crimson más funkys en los 80, y vuelve a ser una sorpresa maravillosa para quienes no habían quedado del todo convencidos con el primer CD.
Antes de finalizar llega 'Something Very Strange' en su remix llamado 'Sanctified', menos electrónico y en versión más acústico. La verdad es que vuelve a satisfacer este segundo CD porque mejora la versión original del tema y gustará mucho más a los rockeros clásicos. Sobresaliente el ejercicio vocal de Leonard aquí.
Y ya cierra el 'Brief Nocturnes and Dreamless Sleep' un tema de Boegehold, 'Postcards From Perdition', un bonus track que de nuevo no está de relleno. Ni mucho menos. Con esencias barrocas y muy sinfónicas, se trata de un espectacular tema agresivo y a la par bello y romántico, íntegramente instrumental, que recuerda a sonidos muy setenteros y ochenteros en ocasiones, pero muy moderno en conjunto.
Como balance, insistiría en las líneas antes incididas: buenísimo disco prog con algunas canciones de más o bien minutos excesivos. Un segundo CD que eleva el nivel general de la obra y que es sorprendente y una debilitación generalizada de la banda sin D'Virgilio, aunque sin ser una herida de muerte. Leonard, un hombre ya con tablas, está correcto, aunque creo que sin merecer más elogios. Y en el caso del otro 'nuevo', el batería Jimmy Keegan, que como el otro novato ya habían trabajado con la banda en las giras, ni firma ningún tema ni parece que aporte nada espectacular en lo técnico, por mucho que viniera con referencias de calidad, al trabajar con gente como Santana.
Y sí, Spock's Beard siguen vivitos y coleando. Seguro que su próximo disco es aún mejor y vuelven a retomar el nivel que a comienzos de esta década habían alcanzado y que tras estos 3 años sin nuevo material estaban en duda.
Calificación: 8/10
Pablo M. Beleña

¿Puede un grupo reinventarse después de la salida de integrantes fundamentales? La respuesta queda de manifiesto después de escuchar el nuevo trabajo de los progresivos Spock’s Beard. La banda estadounidense, sin Nick D’Virgilio ya a cargo de la batería y las voces, nuevamente enfrentó un proceso similar a lo que el grupo vivió cuando Neal Morse dejó el grupo en 2003, para dedicarse por completo a su carrera como solista. Algo parecido ocurrió con D’Virgilio, quien priorizó su propio crecimiento musical fuera de la banda.
Claramente, con D’Virgilio al mando (aunque el aporte de Dave Meros y Alan Morse no puede ser menospreciado) el grupo tomó un rumbo mucho más rockero, que se mezcló a la perfección con el estilo progresivo practicado por la banda, cuando Neal Morse estaba al frente. Esto no cambia en demasía con la nueva entrega, “Brief Nocturnes and Dreamless Sleep”. Lo único que varía es que ahora Morse y Meros asumen un rol más protagónico.
Lo otro significativo, son los nombres para cubrir el vacío dejado por D’Virgilio. Los elegidos son el vocalista Ted Leonard (Enchant) y el baterista Jimmy Keegan, quien deja su status de baterista invitado y asume el rol en el estudio. La participación de Leonard es vital, ya que su voz aporta mayor dinamismo a composiciones como la que inicia este registro, ‘Hiding Out’, o ‘I Know Your Secret’.
Aún con este cambio de integrantes, Spock’s Beard no pierde el gusto por tracks llenos de épica y con claras influencias del progresivo más clásico, como en ‘A Treasure Abandoned’. Al mismo tiempo, no se dejan de lado esos mid-tempos que recogen elementos del rock progresivo más moderno, en el caso de ‘Submerged’.
No obstante, es en ‘Afterthoughts’ donde se aprecia de forma real hasta donde alcanza vuelo esta nueva etapa del conjunto. Interpretaciones realmente sobresalientes, tanto a nivel instrumental como en las vocalizaciones, todo puesto al servicio de la mejor composición del álbum. Los teclados de Okumoto, en la sección intermedia, son de lo mejor que ha hecho con la banda. Y los juegos vocales, muy en la onda de Gentle Giant, auguran una nueva forma afrontar futuras canciones.
La influencia más clásica sigue presente en ‘Something Very Strange’, cuya intro es de lo mejor que presenta este álbum en términos instrumentales. Los juegos de voces, que predominaron en el surco anterior, ahora lo hacen desde una posición más complementaria, en la interacción entre teclados, guitarras, bajo y batería.
El cierre llega, curiosamente, con un guiño al pasado. En efecto, la extensa ‘Waiting For Me’ parece ser una revisión de la carrera del grupo, tanto en la parte instrumental, como en la vocal, con Ted Leonard sonando como Neal Morse en sus mejores momentos. Este reflotar del sonido clásico del grupo, en comparación con los otros dos cortes anteriores, sella una suerte de “manifiesto”, en el que Spock’s Beard cierra una etapa para dar comienzo a otra que se manifiesta particularmente en ‘Afterthoughts’ y ‘Something Very Strange’.
¿Qué podría explicar esto? Quizás sea la incorporación de nuevos integrantes, lo que obviamente trae otro punto de vista. Quizás John Boegehold, colaborador incansable de Spock’s Beard, supo sacarle partido a un hecho siempre dramático, como la salida de un miembro pilar. Como sea, “Brief Nocturnes and Dreamless Sleep” parece ser el álbum que busca abrir un nuevo camino en la historia de los estadounidenses y que, claramente, consigue pasar con éxito la prueba de la “transición”.
Felipe Kraljevich M.


Lista de Temas:
CD 1:
01. Hiding Out
02. I  Know Your Secret
03. A Treasure Abandoned
04. Submerged
05. Afterthoughts
06. Something Very Strange
07. Waiting For Me

CD 2:
08. The Man You’re Afraid You Are
09. Down A Burning Road
10. Wish I Were Here
11. Something Very Strange

Alineación:
- Ted Leonard / Voz principal, coros y guitarras
- Alan Morse / Guitarras, coros, mandolina, harpa electrónica
- Ryo Okumoto / Órgano, melotrón, piano, sintetizadores
- Dave Meros / Bajo y coros
- Jimmy Keegan / Batería y percusión, coros
Músicos invitados:
Stan Ausmus / Guitarrista adicional
John Boegehold / Vocoder
Craig Eastman / Violín, viola y Zanfona
Neal Morse / Guitarra adicional en tema #7





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).