Búsqueda cabezona

lunes, 4 de diciembre de 2017

Lunatic Soul - Fractured (2017)

Hace tiempo el Mago Alberto había traído a Lunatic Soul al blog cabezón, ahora vamos con el quinto álbum en estudio de Lunatic Soul que se llama "Fractured". El proyecto paralelo del polaco Mariusz Duda, conocido por su trabajo como compositor, bajista y cantante de Riverside, como siempre nos deja sensaciones amargas y desgarradas a la par que la mejor música posible de este músico que no parece tener techo, inspirado en lo que pasó en su vida durante 2016 y también en los actuales momentos de división en la sociedad, yendo de mal en peor. Para algunos un disco muy muy bueno, para otros un disco muy muy malo, sea como sea es una música muy personal que no será del gusto y paladar de todos, pero no deja de ser otro de los grandes discos que han salido en este prolífico 2017. Una propuesta climática, oscura, experimental, llena de pequeños detalles y sutilezas, un sinfín de melodías y sonidos poco habituales, con estructuras muy atmosféricas y relajadas pero tensas y dramáticas, muy ambiental, con mucha delicadeza pero sobretodo con muchísima carga emotiva.

Artista: Lunatic Soul
Álbum: Fractured
Año: 2017
Género: Crossover Prog
Duración: 55:34
Nacionalidad: Polonia


Se trata de una obra repleta de momentos atmosféricos (casi todos, salvo excepcionales muestras de rock, de jazz o momentos casi bailables) y con una importante contribución de la electrónica. No en vano Duda lo califica como "el álbum más original que he hecho, así como el más accesible y personal".


Un disco especial ahora que estamos recorriendo los sonidos más modernos del progresivo actual, y para el que no haya escuchado a Lunatic Soul anteriormente, a parar la oreja!

"Lunatic Soul ha cambiado, y si tuviera que definir esta música, diría que es oscura y melancólica con más elementos electrónicos y potentes. Pero siempre habrá fragmentos líricos, y un par de tracks contarán con la orquesta sinfónica con la que he trabajado por primera vez en mi carrera. El nuevo álbum de Lunatic Soul será valiente, rico y muy intenso musicalmente, el comienzo de un nuevo estilo en lugar de una continuación de anteriores publicaciones. Tengo la impresión de que mis experiencias en la música son las que me han llevado a este lugar, y que será uno de los mejores álbumes que he hecho nunca".
Mariusz Duda


"Fractured", ha sido descrito por Duda como un álbum de catarsis después de un año desafiante en su vida personal con la muerte, no sólo de su padre, sino también de su amigo y excelente guitarrista de Riverside Piotr Grudziński, creando una excelsa obra que nos deja ver como este músico bucea por su pasado y en concreto, por una tragedia personal.




El vocalista y bajista de los polacos Riverside ha titulado a este nuevo lanzamiento "Fractured" y según sus propias palabras narra la historia de un personaje que debe recuperarse de una tragedia personal. Para ello el autor se ha basado en su propia experiencia personal, puesto que en el año 2016 tuvo que superar una situación parecida.



El músico polaco da en el clavo cuando dice que se trata de un disco accesible, a pesar de que haya algún tema que alcance los doce minutos. Es la temática lo que lo hace un trabajo muy personal, pero musicalmente y aunque sigue enclavado en las coordenadas del prog, "Fractured" se antoja un disco que puede ser entendido por los no iniciados en el estilo. De hecho, lo podemos situar en un punto intermedio entre unos Depeche Mode atmosféricos y los Nine Inch Nails más reposados de sus última obras.



“Blood On The Tightrope” abre el álbum y tiene inicialmente un golpe de batería hipnótico y un respaldo de sintetizadores apoyando la voz suplicante de Mariusz. La parte media o posterior de la canción casi se convierte en una competencia entre la percusión, las teclas de piano, los riffs de synth y las voces de Mariusz. Una pista realmente hipnotizante. Después sigue “Anymore” y las palabras sentidas parecen una búsqueda del cantante a su padre, pidiéndole que vea lo que él se ha convertido y qué él ha alcanzado, sobre un sonido misterioso y absolutamente árabe. Una canción muy seria, honesta y conmovedora.
“Crumbling Teeth And The Owl Eyes” es otra perspectiva personal donde la música es bastante teatral, ayudado por la Sinfonietta Consonus Orchestra de Polonia, dirigida por Michał Mierzejewski. “Red Light Escape” tiene un sonido más completo, con un ritmo de batería interesante, riffs de sintetizadores ocasionales y voces melancólicas. “Fractured”, es una pieza extraña, pero aun así los arreglos de batería y bajo son muy buenos y están bien ensamblados. La maravillosa balada “A Thousand Shards Of Heaven” tiene de nuevo a la Sinfonietta Consonus Orchestra de Polonia asistiendo junto a un magnífico saxofón, ejecutado por Marcin Odyniec.
El álbum se cierra con “Moving On” y es una canción que tranquilamente podría haber sido escrita por Depeche Mode con un confortante ritmo electrónico y estilo rítmico.
Realmente disfruté este álbum y se siente muy bien al escucharlo, mas allá de que por ahí la letra es un poco bajón. Enjoy
Capoton Furioso


Creo que hablo en nombre de la mayoría cuando digo que cada vez que nos topamos con un proyecto paralelo de un artista consolidado, suele sobrevolar nuestra mente ese prejuicio de que se tratará de algo que no está a la altura del proyecto principal, ayudado por esa realidad de que estos trabajos en muchas ocasiones representan las ambiciones personales de los artistas, teniendo como objetivo su autorealización personal y sin ser algo dedicado al gran público. Pero hoy vamos a tatar de librarnos de ese prejuicio. Sí, vamos a hablar de uno de esos proyectos, en concreto de Lunatic Soul, la otra “banda” (es él solo) del vocalista y bajista de los polacos Riverside, Mariusz Duda. Un hombre idolatrado dentro del “prog” al que no pocos consideran a la altura de otros genios como Steven Wilson, Mikael Åkerfeldt o Devin Townsend. Trabajos encumbrados por la crítica como Rapid Eye Movement lo avalan.
Pero, ¿qué hay de Lunatic Soul? Pues para no faltar al tópico, se trata del proyecto más personal e intimista de Duda, aquel en el que tiene cancha para experimentar (sí, más que con Riverside en los últimos años). Al menos parece como si cuando te cascas un disco que el público no entiende con tu proyecto paralelo, todo queda justificado porque el público esperaba que realmente fuera a gustar como si se tratara de un álbum de la banda principal. De la misma manera, quien demuestra devoción por el artista en cuestión, ya tiene la prenoción de que sea como sea le va a parecer un discazo e impepinablemente así acaba siendo.
Fractured es el quinto álbum de Lunatic Soul desde aquel homónimo lanzado en 2008. Llega tras la trágica muerte del guitarrista de Riverside Piotr Grudzinski en febrero del pasado año, por lo que es más que una suposición pensar que lleva dedicatoria. No se trata de un proyecto con unos rasgos definidos, sino que es muy abierto en cuanto a fronteras musicales dentro de lo amplio del terreno del rock experimental, lo cual es de suponer teniendo en cuenta el rol del que Duda otorga al mismo. Así pues, se ha ido vislumbrando una evolución a lo largo de sus lanzamientos hasta este Fractured, en el que vemos un mayor predominio de los sintetizadores y la electrónica que en sus anteriores trabajos, así como el definitivo abandono de los sonidos tribales. El álbum además cuenta con la Sinfonietta Consonus Orchestra de Polonia, dirigida por Michał Mierzejewski, en dos de las pistas más personales del álbum como son “Crumbling Teeth And The Owl Eyes” y “A Thousand Shards Of Heaven”, además de la colaboración del saxofonista Marcin Odyniec, que ya trabajó antes con Mariusz en Riverside. El artwork del disco corre a cargo de Travis Smith, quien ha trabajado también con los mismos Riverside, además de con Anathema, Katatonia y Opeth.
El disco comienza con “Blood on a Tightrope”, que arranca con el sonido de un didgeridoo que constituirá la base durante toda la canción para luego sumarse la batería y la voz de Mariusz. A esto tenemos que agregar la guitarra y los arreglos de sintetizador que embellecen bastante este corte de más de siete minutos y lo libran así de ser aburrido, finalizando además inesperadamente con un potente riff con bajo y guitarra dando una pincelada rockera, de las cuales no habrá muchas en el disco. Este continúa con “Anymore”, una canción esquelética y muy electrónica con poca instrumentación más que el sintetizador, unos punteos de guitarra y la voz. Aun así consigue lo que se propone, que es hacer resonar en nuestra cabeza una melodía simple y pegadiza. El siguiente tema, “Crumbling Teeth and Owl Eyes”, es el primero que cuenta con la colaboración de la Sinfonietta Consonus Orchestra y da más protagonismo al arpegio de guitarra y las melodías cantadas relevando la electrónica a un tercer plano, siendo más cercano al sonido actual de Riverside. “Red Light Escape”, cuya letra habla del aislamiento y la sensación de que no hay escapatoria, vuelve a otorgar mucho protagonismo instrumental al “synth”, que acapara la instrumentación de todo el tema siendo acompañado intermitentemente por una línea de bajo y los arreglos del saxofón de Odyniec en la parte final. La homónima e instrumental “Fractured” posee una potente base rítmica de bajo y batería acompañada de arreglos electrónicos, pero esta vez sí nos queda una canción aburrida y repetitiva. La primera parte de “A Thousand Shards of Heaven”, que comienza con los versos de Mariusz cantados sobre un delicado arpegio de guitarra acompañado por la preciosa orquestación de la Sinfonietta Consonus Orchestra, es melancólica y posiblemente sea lo que más consigue transmitir de todo el álbum, con versos tan intimistas como “quiero sentir que el dolor se convierta en fuerza”. La segunda parte es pura improvisación, con elementos jazz y psicodélicos que extienden el corte hasta los 12 minutos. La progresiva “Battlefield” nos convence por la voz de Duda y porque de una manera u otra nos consigue persuadir de que la base electrónica es la instrumentación idónea para este tema. El álbum cierra con “Moving On”, que coquetea con el pop ochentero de bases electrónicas sin perder la clase por el camino.
Fractured es un disco que te resultará tedioso de escuchar si la electrónica no es un género al que suelas recurrir, colectivo en el que me incluyo, o si esperas escuchar un álbum de rock progresivo al uso. Te encantará si eres muy fan de Riverside, porque te dará igual cómo sea. Pero lo cierto es que seguramente poca gente se parará a prestarle atención por tratarse de un proyecto paralelo. No es un disco fácil, pero acaba entrando si le das la oportunidad. Y solo por “Crumbling Teeth and Owl Eyes” y “A Thousand Shards of Heaven” merece la pena dársela. 
Alberto Zambrano


Interesante agrupación que te os recomiendo mucho, a seguidores de Anathema, Katatonia por citaros un par de referencias. Un trabajo progresivo, pero dentro de una vertiente Post Metal, muy relajado y lleno de matices. Un proyecto que ha tomado esencias de distintos estilos para crear un disco especial, de esos para escuchar con sumo detenimiento y una vez consigas acoplarte en su línea musical dejarte ir sin más.
Primero debemos entender que Lunatic Spul es Mariusz Duda, un talentoso creador, cantante y multi.instrumentalista detrás de algunos de los mejroes proyectos musicales de Europa, incluyendo a los polacos Riverside. Este es por tanto su quinto disco, lo cual nos da una idea, de que Mariusz no es nuevo en el ambiente y que es a la postre la perfecta continuación de su aclamado anterior disco >Walking On A Flashlight Beam<. Su nueva obra >Fractured< ha sido descrita por Duda como una catarsis después de un año desafiante en su vida personal. este tipo de circunstancias, suelen sacar lo mejor y lo peor del ser humano, lo que musicalmente suele significar obras sublimes. No esta de más comentar que en palabras del mismo Mariusz, el personaje principal de >Fractured< “vuelve a la vida después de una tragedia personal. Este personaje esta inspirado en lo que paso en mi vida en 2016 en todo lo que esta sucediendo a nuestro alrededor y lo que hace apartarnos unos e otros y dividirnos en grupos. Para mejor y para peor, musicalmente será el álbum más original que he hecho, así como el álbum más accesible y personal de la discografía Lunatic Soul”. El disco fue grabado en Polonia en los Serakos Studio y Custom 34 Studio y mezclado por Magda y Robert Srzedniccy junto con Duda. La portada fue creada por Travis Smith, que precisamente ya ha trabajado con bandas como Anathema, Katatonia, Opeth y Riverside. Muy interesante resulta el lamento en el inicio del álbum y más tarde tenemos “Anymore” un corte envolvente, y muy pegadizo gracias a su título. Pero en realidad todo el disco parece envolverte en su dinámica lo que lo hace muy apetecible de escuchar. A mi me cautivo la suavidad y base musical de “A Thousand Shards Of heaven” un corte que lo posee todo y el que más me sedujo fue el último “Moving On”, un tema con el que cierra con broche de oro, un disco, muy personal y el más arriesgado de su carrera sin duda.






Paulo Lara


Lista de Temas:
1. Blood On The Tightrope [07:19]
2. Anymore [04:37]
3. Crumbling Teeth And The Owl Eyes[06:42]
4. Red Light Escape [05:43]
5. Fractured [04:36]
6. A Thousand Shards Of Heaven [12:17]
7. Battlefield [09:05]
8. Moving On [05:14]

Alineación:
- Mariusz Duda / vocals, acoustic guitar, bass & piccolo bass, keyboards, synth programming, percussion
With:
Marcin Odyniec / saxophone (4,6,8)
Wawrzyniec Dramowicz / drums
Sinfonietta Consonus / orchestra (3,6)
Michał Mierzejewski / orchestral arranger & conductor




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).